amorporsexo
Ella ya se iba a meter a su casa, entonces en ese momento decidí jalarla del brazo y arrinconarla en la pared, la bese y después le dije al oído “perdóname por esto”
- ¿por besarme?
- no, por esto…
- (ella arrinconada en la pared fuera de su casa en la madrugada después de llegar de una salida juntos comenzó a gemir en mi oído y a acelerar su respiración) - me dijo- si esa mano sigue moviéndose así entre mis piernas ya tienes mi perdón, pero prefiero perdonarte en mi habitación.